Bartolinitis: tratamiento

Mujer estirada en la cama

Si un quiste de Bartolino es pequeño y no causa ningún síntoma, normalmente no requiere tratamiento. Cuando el tratamiento sea necesario, éste depende del tamaño del quiste, el nivel de incomodidad y si está o no infectado.

La mayoría de los problemas de una glándula de Bartolino pueden resolverse con antibióticos orales. Un médico podría sugerir tomar baños calientes y limpiar con frecuencia los genitales para aliviar la hinchazón y el dolor. En ocasiones, se puede necesitar cirugía para crear una abertura permanente en el conducto de la glándula de Bartolino para favorecer el drenaje y prevenir que el quiste se repita. Un cirujano también puede optar por extirpar una glándula que ha sido severamente dañada.

Medidas de cuidados personales

Los tratamientos caseros para los quistes y abscesos de Bartolino incluyen:

  • Baños de asiento. Sumergirse en una bañera llena de unos centímetros de agua tibia varias veces al día durante tres o cuatro días puede ayuda a que un pequeño quiste infectado se rompa y drene por sí solo.
  • Medicamentos analgésicos, como paracetamol o ibuprofeno.
  • Compresas calientes, que pueden acelerar la curación.

Recomendamos: Remedios caseros para tratar el quiste de Bartolino

Tratamiento de un absceso

Si el quiste está infectado o si la prueba revela que tiene una infección de transmisión sexual su médico le puede recetar un antibiótico; aunque si el absceso drena adecuadamente, puede que no los necesite.

Una vez que la infección haya sido tratada, su médico de cabecera puede recomendar drenar el quiste, sobre todo si es grande. Si tiene una infección activa, el médico probablemente en primer lugar drenará el absceso, tratará la infección con un antibióticos y luego realizará la marsupialización.

Drenaje quirúrgico

Puede necesitar cirugía para drenar un quiste infectado o si es muy grande. Para los casos en que sea necesaria una intervención, se puede colocar un catéter para drenar el quiste, o abrir quirúrgicamente el quiste (marsupialización). El tratamiento tiene una tasa de éxito del 85%, independientemente del método utilizado.

Inserción de un catéter

El cateterismo es un procedimiento menor y se realiza como un procedimiento ambulatorio, lo que significa que no tendrá que permanecer en el hospital toda la noche. Habitualmente se lleva a cabo bajo anestesia local, pero se puede realizar bajo anestesia general.

El médico hace una pequeña incisión en el quiste, permitiendo que drene, y luego coloca un pequeño tubo de goma con un globo en el extremo (conocido como catéter de Word) en la incisión. El catéter permanece en el lugar durante 2 a 4 semanas para permitir un drenaje completo, 1 después de lo cual se retira.

Un catéter no impide las actividades diarias, pero generalmente impide las relaciones sexuales. Las posibles complicaciones de la inserción del catéter de Word incluyen:

  • Dolor mientras el catéter está insertado
  • Dolor o molestias durante las relaciones sexuales
  • Hinchazón de los labios mayores
  • Infecciones
  • Sangrado
  • Cicatrices

Marsupialización

Los quistes también se pueden abrir de forma permanente mediante un método llamado marsupialización. Este procedimiento quirúrgico se aplica a menudo a los quistes de Bartolino recurrentes o cuando solo el drenaje no conseguiría eliminarlo de forma efectiva y completa. 2 Por lo general, toma de 10 a 15 minutos y se realiza como un procedimiento ambulatorio, lo que significa que no tendrá que permanecer en el hospital toda la noche. Dependiendo de la complejidad, puede que tenga que realizar el procedimiento bajo anestesia general.

En una marsupialización, su médico corta una abertura en la glándula para drenar el líquido. Los bordes de la piel son cosidos de tal manera que se impide la acumulación de líquido permitiendo que drene. Un catéter insertado facilita el drenaje durante algunos días después del procedimiento y ayuda a prevenir que reaparezca.

Debe evitar tener relaciones sexuales hasta que la herida haya sanado completamente, que por lo general toma alrededor de dos semanas. Las complicaciones después de la marsupialización son raras, pero pueden incluir:

  • Infecciones
  • Abscesos recurrentes
  • Sangrado
  • Dolor

Extirpación de la glándula de Bartolino

Rara vez, cuando los quistes son persistentes, o los procedimientos anteriores no han sido efectivos, el médico puede recomendar la cirugía para extirpar la glándula de Bartolino. La extirpación quirúrgica se hace generalmente bajo anestesia general y dura alrededor de una hora. Es posible que tenga que permanecer en el hospital durante 2 o 3 días.

Los riesgos de este tipo de cirugía incluyen sangrado, hematomas e infección de la herida. Si la herida se infecta, se puede tratar con antibióticos recetados por su médico de cabecera. En el tercer día del postoperatorio, se recomienda realizar baños de asiento y es posible que se le dé un ablandador de heces y laxantes. Por lo general, las relaciones sexuales se pueden reanudar al cabo de 4 semanas.

Consejos después de la cirugía

Para ayudar a curar la herida y reducir el riesgo de infección después de la cirugía, se le puede recomendar:

  • Remojo en agua caliente. Los baños ayudan a mantener el área limpia, aliviar las molestias y favorecer el drenaje eficaz del quiste.
  • Evitar las relaciones sexuales y el uso de tampones durante hasta 4 semanas.
  • Evitar el uso de jabones perfumados para el baño para hasta 4 semanas.

Pronóstico

Aunque un quiste de Bartolino puede ser muy doloroso, no es potencialmente mortal. No se puede prevenir completamente la formación de nuevos quistes; sin embargo, la eliminación quirúrgica o con láser hace que sea menos probable que se repita en el mismo sitio.

No obstante, aquellas personas que han tenido un quiste son más propensas a tener otro en el futuro. De hecho, pueden repetirse cada pocos años.

Referencias

  1. Haider Z, Condous G, Kirk E, Mukri F, Bourne T (Abril de 2007). “The simple outpatient management of Bartholin’s abscess using the Word catheter: a preliminary study”. Aust N Z J Obstet Gynaecol 47 (2): 137–140. doi:10.1111/j.1479-828X.2007.00700.x. PMID 17355304.
  2. Omole F, Simmons BJ, Hacker Y (Julio de 2003). “Management of Bartholin’s duct cyst and gland abscess”. American Family Physician 68 (1): 135–40. PMID 12887119.